Remedios naturales para combatir el resfriado

Con los cambios de tiempo y la llegada del frío somos más propensos a enfermar. Para evitar que nuestro organismo se debilite o para poder luchar mejor contra posibles infecciones os ofrecemos una serie de remedios naturales o hábitos saludables que podéis llevar a cabo con facilidad.

spices-2482278_960_720
PROTOCOLO ANTE CUALQUIER INFECCIÓN
Ante todo, es muy importante mantener el sistema inmunológico y el terreno en buen estado. El terreno es el medio extracelular que envuelve las células (es una matriz o conjunto de fluidos, estructuras, orgánulos, sustancias…). Cuando se intoxica o acidifica el organismo empieza a funcionar mal y no se puede defender ante la amenaza de cualquier infección. De ahí la importancia de mantenerlo limpio.
Para comenzar, hay varios factores que se deben tener en cuenta:
– Depurar el cuerpo, sobre todo, limpiar hígado, riñón e intestinos. Es primordial mantener en correctas condiciones la microbiota y, si hubiera restreñimiento es esencial centrarse primero en eliminarlo.
Se sabe que el sistema inmunitario depende casi un 80% de cómo está la flora intestinal. De ahí el peligro de abusar de los antibióticos que acaban destruyéndola.
– Practicar deporte ya que esto moviliza el sistema linfático y, por lo tanto, ayuda a liberarlo de toxinas.
– Cuidar la alimentación. Es importante que ante cualquier infección evitemos consumir sobre todo lácteos (son grandes productores de toxicidad y generan mucosidad) y, azúcar porque además de intoxicar al organismo, disminuye la respuesta inmunitaria.
ALGUNOS REMEDIOS CASEROS:
– Tomillo y/u orégano en infusiones ya que son antisépticos. También se puede tomar perlas de orégano.
– Ajo, es el antibiótico natural por excelencia, además es antifúngico, antiséptico y antivírico. Lo ideal es tomarlo crudo y machacado porque contiene un principio activo, la alicina, que es lo que le otorga este poder antiséptico. Se forma a partir de otra sustancia que está en el ajo cuando entra en contacto con el aire o al triturarlo porque se rompen estructuras celulares poniéndose en contacto dos sustancias diferentes (sustancia + enzima) y la fabriquen.
En comprimidos o al tragarlo entero no se forma este principio activo. Por ello también es importante masticarlo bien.
La dosis recomendada son unos 2-3 dientes al día.
– Propóleo o equinácea, el primero es antiséptico mientras que la segunda estimula el sistema inmunitario
– Oligoterapia catalítica, si bien no es un remedio casero, es muy eficaz y no tiene efectos secundarios. Es un tipo de terapia a base de oligoelementos en pequeñas dosis que se absorbe muy bien y que llega bien a las células.
Es muy recomendado el cobre en ampollas es un potente estimulante inmunitario. Se recomienda tomarlo, sobre todo, ante la aparición de los primeros síntomas. Se coloca debajo de (entre comidas) la lengua para mayor absorción y se debe tomar unas 3 veces al día en ayunas.
En casos de otitis, por ejemplo, se puede tomar junto con bismuto, dos al día de cada una.
– Vitamina C. Se aconseja 1 gramo al día. No es tan eficaz como se dice recurrir al popular zumo de naranja ya que, para empezar, hay muchos otros alimentos que contienen más cantidad de esta vitamina y, por otro lado, es de naturaleza fresca y podría ser incluso contraproducente ya nos enfría y puede potenciar el desarrollo de la infección. Suele sentarnos mejor algo de naturaleza caliente. Sí sería más recomendado, por ejemplo, si hay fiebre para combatir ese calor corporal. En cuanto a alimentos de naturaleza caliente que contienen vitamina C, podemos consumir coles. Se pueden cocer al vapor para que la pérdida de vitamina sea mínima o con un poco de agua y luego beberla ya que es donde quedan las vitaminas.
REMEDIOS ESPECÍFICOS PARA RESFRIADOS:
– En el caso de tener muchas mucosidades y/o tos, podéis hacer un jarabe de cebolla y miel. Hay que picar bien la cebolla (que fluidifica mucosidades) y añadir una o dos cucharadas de miel cruda (antiséptica y ligeramente antiinflamatoria). Se coloca en un bote de cristal y se deja macerar 8 horas, se puede dejar durante la noche, por ejemplo, aunque si se desea se puede consumir directamente, pero, tras la maceración la cebolla le va sacando los principios activos a la miel y suelta un líquido que es el que se ha de beber. Se recomienda beber una cucharada d el jarabe cada 3 horas. En cuanto a su conservación, lo ideal es rehacerlo cada día, pero aguanta bien dos días. Se puede conservar a temperatura ambiente en invierno y en la nevera durante el verano.
– Una infusión caliente sería ideal en este caso. Como ya sabemos, de tomillo, orégano u otras especias de naturaleza caliente como el jengibre, clavo, cardamomo que contiene el té chai también son muy recomendadas
– Los vahos también son muy eficaces para todo tipo de mucosidades. Se le puede añadir plantas con acción antiséptica o aceites esenciales de tomillo, orégano, niauli, árbol de té, pino…etc. Pero los aceites esenciales en grandes cantidades pueden ser tóxicas e irritantes asique se recomiendan de 2 a 6 gotas como máximo en una sesión de vahos. También se pueden realizar solo con agua.
– La lota, es ideal para limpiar las fosas nasales. Se le puede añadir sal marina o utilizar agua de mar. Se suele usar una cucharada pequeña rasa por medio litro de agua. Hay que calentar un poco el agua y disolvemos la sal y luego se añade más agua para que queda a temperatura tibia. Se inclina la cabeza hacia la derecha y hacia adelante y se inserta la lota en la fosa nasal izquierda dejando que se vacía por el lado derecho o al revés. También se puede hacer con jeringuilla.

https://naturtips.wordpress.com/

Florencia Bortheiry

Naturópata