Matices

Psicoterapia Juvenil

La adolescencia es un momento crucial de la vida, ya que los jóvenes se enfrentan a cambios importantes.

El encuentro con el cuerpo sexuado, la búsqueda de identificaciones válidas, y la difícil tarea de integrar la imagen corporal con una mente en la que coexisten emociones contradictorias, lleva a situarles entre dos: ni es todo adulto, ni es todo niño.

La pérdida de la infancia y las nuevas responsabilidades del entorno familiar y escolar llevan a experimentar una tensión y confusión que requieren tiempo de elaboración para tolerar la esta nueva etapa, que a su vez generará confrontaciones necesarias con el padre y la madre que en muchas ocasiones desestabiliza a las familias.

Adaptarse a la adolescencia es un trabajo de jóvenes y de progenitores que tienen que aceptar las pérdidas que las etapas de la vida llevan implícitas. Las turbulencias de estos momentos pueden encontrar respuestas en la consulta de un psicoanalista que con la escucha activa puede orientar tanto a padres y madres cómo ayudar a las y los jóvenes a encontrar las palabras para expresar su angustia, mejorar la comunicación y encontrar los deseos propios como forma de encauzar una vida adulta plena.

¿Cúando consultar?

  • Cuando las discusiones dentro de la familia impiden una convivencia armónica.
  •  Cuando se inicia un círculo vicioso de apatía, desmotivación, y adicciones a las tecnologías.
  •  Ante la falta de interés por hacer lazos sociales activos.
  • Ante la sospecha de consumo de sustancias.
  • Ante cambios importantes de hábitos: en el sueño, la alimentación, el estudio, los grupos de amigos y aquellas actividades con las que antes disfrutaban.
  •  Ante la pérdida de un ser querido y/o cuando el adolescente pide ayuda explícitamente.