Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

Sindrome de Asperger

Con el comienzo de curso y el bombardeo en las redes sobre un tema que para muchos es desconocido, padres y madres manifiestan preocupación por las dificultades que puedan aparecer en este nuevo ciclo escolar. Comparto un artículo que publiqué hace unos meses que describe el Síndrome de Asperger. Espero que sirva para informar y esclarecer.

Breve descripción del síndrome de Asperger

Silvina Mosquera Genlot

La primeras descripciones sobre lo que hoy llamamos Síndrome de Asperger, fueron publicadas por Hans Asperger 1944, y por Lorna Wing en 1981. Estos dos autores aportaron muchas observaciones importantes sobre el modo habitual de funcionar y sobre problemas en distintos ámbitos de la vida, convirtiéndose en la referencia para estudios posteriores. Ambos hallaron características comunes para las personas con S.A.:

Interacciones sociales torpes e inadecuadas, comportamiento social extraño, ingenuo y despegado.
Introversión, egocentrismo y sensibilidad extrema a las críticas.
Dificultades para comprender los sentimientos de los demás, aunque algunos muestran sentimientos intensos hacia algunas personas y objetos y desarrollan vínculos emocionales fuertes con sus familias.
Dificultad para utilizar e interpretar correctamente las claves sociales no verbales.
Comunicación y lenguaje peculiar, modulación y tono de voz empobrecido.
Gusto por la repetición de ciertas conductas, intereses restringidos, estereotipias motoras frecuentes en la infancia. Interés por coleccionar objetos y acumular información sobre temas específicos.
Intelectualización del afecto, que se traduce en dificultades para empatizar con otras personas.
Ausencia de comprensión intuitiva de las experiencias afectivas de otras personas.
Intereses excéntricos o poco usual para su edad.
Control escaso o inadecuado de las emociones, reacciones exageradas que pueden resultar agresivas y molestas. Baja tolerancia a la frustración, y comportamiento general que se rige por sus propios impulsos e intereses, al margen del mundo exterior.
Respuestas sensoriales inusuales como rechazo a ciertas comidas, texturas y sonidos.
Problemas de atención y de aprendizaje, se distraen con facilidad, tienen dificultades en la caligrafía, tareas que para ellos requieren uso de mucha energía y esfuerzo sostenido que en algunos casos rechazan.
Escaso sentido del humor, los chistes los captan de forma literal. Para ellos no hay dobles sentidos ni segundas intenciones. Actúan con total sinceridad, esto es algo que se interpreta a veces como una inocencia extrema o incluso mala educación.
Rasgos similares, pero de menor intensidad, en los padres y familiares más cercanos.
Diferencias considerables entre sujetos, el abanico de personalidades es muy amplio dependiendo, sobre todo, del nivel intelectual.
Pronóstico es relativamente positivo ya que algunos tienen capacidades que pueden compensar los problemas, permitiendo en muchos casos alcanzar logros excepcionales en la vida adulta.
Las personas con síndrome de Asperger no poseen en general ningún déficit intelectual, su inteligencia en algunos casos es superior a la media, pero tienen serias dificultades para relacionarse con los otros, para comprender las emociones o incluso manifestar las suyas propias. Las dificultades particulares que tienen, sus limitaciones, y falta de interés por algunos temas hacen que el diagnóstico sea difícil de hacer y que quede enmascarado con otras patologías.

Suelen tener patrones de comportamiento rígido y estereotipado que se manifiestan en un interés obsesivo en la acumulación de datos o información de temas muy específicos, biología, astronomía, calendarios, la mecánica de los coches. A veces nos lleva a preguntarnos si estamos ante una persona con Asperger o un excéntrico.

El éxito de estas personas dependerá en gran parte del ambiente que les rodea. Es muy importante que se aprovechen los recursos médicos y educativos durante la infancia y que se busquen temas y actividades en los que ellos puedan destacar y disfrutar para no deteriorar el concepto que puedan crear de ellos mismos. La comprensión de las personas que lo rodean y la estimulación hacia actividades nuevas y de interés social serán de gran ayuda para evitar el aislamiento en momentos de angustia, o de sensación de fracaso. Es recomendable que se incite a los niños y adolescentes con S.A., a hacer actividades como: teatro, música, dibujo y pintura, actividades deportivas en clubes sociales, participar en campamentos, etc.

La psicoterapia relacional y la grupal están bien indicadas en estos casos, ya que la psicoterapia es un proceso de experiencia emocional compartida en la que el sujeto abre un camino para tomar conciencia de su identidad a través de la internalización de un objeto pensante. Con ello el sujeto puede llegar a conectar sus emociones con sus ideas. Podrá diferenciarse del mundo que le rodea, encontrará un sentido de identidad y de integridad, y tomará conciencia de cuáles son sus dificultades y conflictos. Podrá comprender cuáles son las formas de actuar adecuadas en un marco social y personal sin necesidad de que sean otros quienes se lo haga notar. (2014 Ll. Viloca, B. Alcácer).

Silvina Mosquera Genlot
Logopeda – Psicoanalista
Psicoterapeuta de la FEAP
Colegiada nº 979P