Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

La necesidad de las redes sociales en los adolescentes

La necesidad de las redes sociales en los adolescentes.

“Para comprender adecuadamente qué es la inopia, la debilidad de la adolescencia, tomemos la imagen de los bogavantes y langostas que pierden su concha: se ocultan bajo las rocas en ese momento, mientras segregan su nueva concha para adquirir defensas. Pero, si mientras son vulnerables reciben golpes, quedan heridos para siempre; su caparazón recubrirá las heridas y las cicatrices, pero no las borrará.”(Françoise Dolto)

la necesidad de las redes sociales

La adolescencia es una etapa de cambio donde se entrecruzan una variedad de factores que desestabilizan al niño. La búsqueda de identidad, los cambios del cuerpo, el cuestionamiento de los valores aprendidos… generan mucha ansiedad y tener un grupo de pertenencia hace más soportable esta frustración.

Ahora, con la tecnología, los grupos de pertenencia están en las redes sociales. Y éstas les proporcionan una “vía de escape” donde poner a prueba sus posibles identidades o donde poder “hablar” de aquello con lo que difícilmente se enfrentarían si no fuera desde el mundo virtual. Los diferentes  perfiles les ayudan a  probarse a la luz de “los otros”. Internet puede ser una herramienta muy útil ya que les da una libertad absoluta y les ayuda a sentirse autónomos e independientes, es un espacio sin límites y casi sin censuras.

En esta época del desarrollo, donde el cuerpo está en plena mutación encuentran que esconderse detrás de un perfil parece menos amenazante que exponer su cuerpo de una forma real. Una imagen estática donde tener la posibilidad de ocultar aquello que no se quiere mostrar, recortando o utilizando filtros puede ser una escapatoria para ellos.

El problema viene cuando estos chicos no tienen un entorno lo suficientemente contenedor para que construyan un ego fuerte, una autoestima saludable, que les permita enfrentarse sin problemas a cualquier agresión que puedan sufrir en esas redes sociales. Algunas de estas redes, no tienen políticas de privacidad que delimiten el espacio de interconexión y los jóvenes se pueden encontrar muy expuestos a agresiones  o “juegos” a veces inocentes pero otras veces muy macabros.

Nuestro papel como adultos es intentar estar informados de las diferentes redes sociales, de las posibilidades de acceso y de la oferta que ostentan. Es importante encontrar la vía de acercamiento a los jóvenes, intervenir si cabe y prevenir la amenaza si la hay. Podremos observar cual es el motivo de su uso, ya que para cada joven será por un motivo diferente. Observar si las utiliza por una dificultad a relacionarse en persona, por falta de autoestima, para sentirse más autónomos… o quizás, para facilitar los trabajos en grupo.  No evitaremos que las utilicen, pero sí podremos escucharlos y acompañarlos dándoles un espacio de diálogo y reflexión sin enfrentarnos a ellos desde la censura.

Carolina Bortheiry – Arteterapeuta