Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

La alimentación: un acto de responsabilidad con nosotros mismos

Infantil1

La alimentación es una necesidad primaria, ya que es imprescindible para mantener la vida. A través de los alimentos obtenemos la energía y los recursos necesarios para el desarrollo del cuerpo: crecer, generar o regenerar tejidos, y mantener las funciones vitales del organismo. La conducta alimentaria es la manifestación de la relación que se establece con los alimentos: la forma de consumo, los alimentos que se escogen, las razones que impulsan a comer, y los pensamientos y prejuicios que condicionan el hábito alimentario. A grandes rasgos, es la relación práctica que tenemos con los alimentos.

Son muchas las circunstancias que influyen en el proceso de la alimentación, tanto de carácter cultural, étnico o religioso, social, familiares y también otras más interesadas como la moda o la presión publicitaria. Si entendemos que la alimentación condiciona directamente nuestro estado de salud, que refiere a un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente a la ausencia de afecciones o enfermedades, es evidente que alimentarse adecuadamente es un hecho de responsabilidad con nosotros mismos. La conducta alimentaria, como otros tipos de conductas, puede modificarse y adaptarse a distintas circunstancias, pero resulta relevante que se desarrolle conforme a unos conocimientos y criterios correctos. La educación de la conducta alimentaria, mediante la aportación de información contrastada, científica y profesional, representa una herramienta para incrementar el conocimiento sobre cómo debemos alimentarnos y nos permite conocer mejor qué tipo de alimentos, y en qué cantidad y condiciones debemos consumirlos para alcanzar el máximo bienestar posible.

En este sentido, es prioritario recibir información y atender a fuentes fidedignas que nos permitan establecer nuestro propio criterio, bien fundamentado, para poder decidir en la práctica diaria cómo vamos a alimentarnos. La información y el criterio propio son los principales recursos para hacer frente a las presiones externas, que en no pocas ocasiones llevan asociado un interés exclusivamente comercial.

Obtener información de parte de los expertos, más allá de la presión publicitaria, y buscar el apoyo de profesionales de la salud en todas sus vertientes (médicos, psicólogos, especialistas en nutrición,…) es el mejor camino para desarrollar una correcta relación con los alimentos y obtener los mejores beneficios para nuestra salud.

Dra. Berta Font
49808bff@comb.cat
Telf.: 610 50 71 24