Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

¿Qué es y qué implica la alta capacidad intelectual?

Hay personas que opinan que los superdotados no existen. Otras piensan que, si son tan listos, que lo demuestren y que se apañen solos. Otros creen que deben ser los que sacan las mejores notas en el cole. También hay quien dice que la inteligencia sólo hay que tenerla en cuenta si es muy baja, pero que si es muy alta no supone nada especial. Bueno, pues todos se equivocan. La alta capacidad intelectual existe, y consiste, de forma sencilla, en una inteligencia elevada y extrema, e implica una forma distinta de vivir y de entender el mundo, una forma distinta de adaptarse.

La inteligencia determina nuestra forma de enfrentarnos a las cosas, de plantearlas y de responder a ellas, es decir, determina nuestro comportamiento. Frente a una misma situación, una persona actuará de una forma y otra persona actuará de otra; en esa variedad de respuestas influyen varios factores, y uno de ellos es la inteligencia. ¿Qué pasa cuando la inteligencia tiene un valor extremo? Todos entendemos que si una persona tiene una baja capacidad para razonar, para comprender, para encontrar relaciones entre las cosas, para aprender… entonces esa persona tiene una condición especial que debe tenerse en cuenta. ¿Y cuando alguien tiene una capacidad especialmente alta de razonar, de comprender, de imaginar, de crear, de pensar? ¿no podemos entonces entender que su forma de actuar, de entender el mundo y de sentir estarán condicionados por esa alta capacidad?

El diagrama que figura más abajo intenta explicar qué es la alta capacidad, qué implica, por qué los niños con alta capacidad necesitan una educación especial y por qué, cuando tienen problemas, es importante tener presente esa capacidad, ya que los factores que están detrás de esos problemas, por un lado, pueden deberse a la sobredotación intelectual y, por otro, están influidos por ella. Es decir, estos niños pueden presentar las dificultades de cualquier niño o las propias de la sobredotación pero, en todo caso, para tratar estas dificultades hay que tener presente la influencia de la alta capacidad que, como hemos visto, forma parte del conjunto de las variables que determinan la conducta.

 

Cristina García

Psicóloga sanitaria, COPC nº 20.586
Especializada en altas capacidades
Colaboradora en Asociación Inteligencia y Vida