Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

El uso del chupete: opina un logopeda

Antes de hablar del uso del chupete, es importante saber que el inicio de este tema está en el hábito de succión, considerado como un reflejo natural que tenemos desde pequeños y que se trata de una estrategia natural para nuestra supervivencia y nos permite estar en contacto con nuestro entorno y aprender sobre lo que nos rodea, por lo tanto, es un aspecto muy positivo.

Los bebés consiguen a través de la succión una sensación de seguridad y relajación pudiéndose alargar excesivamente en el tiempo.

¿Porque introducimos el chupete a los bebes?

El chupete se utiliza, con la pretensión de atender lo antes posible al bebé, sin pensar muchas veces  que no es más que un sustituto del pezón materno y que, en muchas ocasiones,  la voz y el olor de la madre  es suficiente para calmar  su llanto o malestar.

Hay que tener en cuenta que antiguamente éste objeto no existía y los niños han aprendido a consolarse sin él.

¿Es bueno el uso del chupete?

Es una pregunta que genera mucho debate, como todo no hay una respuesta firme, el uso del chupete tiene sus ventajas y sus inconvenientes por eso antes de decidir qué hacemos se recomienda estar informado.

Las ventajas del chupete:

  • El efecto calmante que hemos comentado anteriormente.

Los inconvenientes del chupete:

  • Cuando un niño usa chupete o se chupa el pulgar durante un largo periodo de tiempo, los incisivos superiores son empujados hacia adelante y los dientes inferiores, hacia atrás. Incluso puede resultar  un problema porque los dientes superiores no tocan los dientes inferiores (mordida abierta) o en una mala oclusión donde se fuerza a la mandíbula inferior a ocupar una posición inadecuada, (mordida cruzada), lo que en un futuro puede requerir un tratamiento de ortodoncia. El daño que puede ocasionar el chupete será mayor o menor en función de la duración de su uso.
  • Los logopedas y otorrinolaringólogos advierten que un uso excesivo del chupete (o del pulgar como chupete) puede impedir la buena coordinación de labios, lengua, dientes, paladar y mandíbula para el desarrollo del habla.
  • Con una mordida abierta la lengua pierde el “tope” que hacen los dientes delante dificultando (o incluso impidiendo) los sonidos sibilantes como la S.
  • Si el bebé tiene el chupete todo el día en la boca, no empezará a hablar tan deprisa.
  • Muchos niños mantienen el chupete en la boca sujetándolo sin succionar, eso hace que generen más baba.
  • La mordida abierta hace que muchas veces empiecen a respirar por la boca, ingiriendo más microbios pues no hay el filtro de la nariz.
  • El mantenimiento del chupete sin que lo use de verdad (lo aguanta no lo succiona) puede entorpecer la motricidad bucal.

¿A qué edad se recomienda empezar con el uso del chupete?

Se recomienda no ofrecerle el uso del chupete antes del mes de vida, ya que puede interferir en la lactancia materna, ya que la succión del chupete es diferente a la del pezón, por lo que el uso de chupete podría dificultar el aprendizaje de la técnica de la lactancia materna.

¿A qué edad se recomienda retirar el chupete?

Hasta los 15 ó 18 meses, los chupetes no causan ningún problema médico, psicológico ni odontológico. A partir de los 24-30 meses es cuando se recomienda retirar su uso de forma gradual ya que es cuando el niño va formando su dentición y el uso de éste puede deformar los dientes y el paladar provocando problemas logopédicos a largo plazo. Además hay que tener en cuenta que en esta edad es cuando hay un aumento del vocabulario y todo el tiempo que el niño lleva el chupete en la boca es tiempo que resta  a poder practicar hablando correctamente.

¿Qué es mejor el uso del chupete o que hagan la pipa?

Es preferible el uso del chupete antes que hacer la pipa ya que a la hora de retirar su uso, nos costará menos el chupete

¿Qué forma y dimensiones se recomienda que tenga el chupete?

La anilla debe estar bien sujeta y no debe poder separarse del escudo. Algunos chupetes, especialmente los de noche, no disponen de anilla, para proteger mejor la cara del bebé y evitar así que se les clave y le deje marca.
El tamaño de la tetina debe ser el adecuado: su longitud no puede ser mayor de 30mm.
La tetina debe ser flexible y ergonómica, para adaptarse a la forma del paladar del bebé. Además, debe disponer de un orificio que garantice el paso del aire.

El escudo no debe poder  separarse de la tetina. Asimismo, es conveniente que disponga de orificios de aireación, que ayudan al bebé a respirar e impiden la obstrucción de la saliva.

Sonia del Moral | Logopeda de Matices