Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

Las dificultades de la sobredotación

Como principal dificultad, la superdotación se enfrenta al hecho de que es un fenómeno poco o nada conocido, incluso entre los profesionales de la psicología, de la medicina, y hasta de la educación. Este desconocimiento, además de fomentar el mantenimiento de creencias populares equivocadas, provoca errores de apreciación, tanto en la identificación de las altas capacidades como en la asociación incorrecta de diversas patologías a las características habituales y normales dentro de este colectivo.

Las personas con sobredotación no son, evidentemente, todas iguales, de la misma manera que todos somos diferentes, pero hay una serie de comportamientos que es habitual encontrar entre la población superdotada que no suelen darse entre la población general. Como son comportamientos no habituales para la mayoría de las personas, pueden parecer anormales o patológicos y llevar a valoraciones equivocadas cuando, en realidad, dentro del colectivo con altas capacidades no son ni patológicos ni anormales. Para evitar errores diagnósticos y tratamientos inapropiados es importante identificar a estas personas, conocer las características y comportamientos que se pueden considerar normales dentro de la sobredotación y tener presente que la condición de sobredotación es una variable que juega un papel muy importante durante toda la intervención, incluido el tratamiento si éste es necesario, por lo que su influencia en el proceso no se debería nunca obviar.

Sólo a modo de muestra, a continuación se exponen en una tabla algunas de las características que se pueden dar en esta población y las dificultades que se pueden asociar a ellas, aunque es muy importante entender que estas dificultades no surgen de la sobredotación en sí misma, sino de su interacción con el entorno: La sobredotación no es un problema, sino una característica diferenciadora a la que el entorno debería adaptarse, adaptación especialmente decisiva durante las etapas de la infancia y la adolescencia, fundamentales en la construcción y desarrollo del ser humano.

Características frecuentes: Posibles dificultades:
  • alta sensibilidad, física y emocional
  • alto nivel de energía
  • gran necesidad de estimulación
  • gran curiosidad
  • intensidad emocional
  • intereses inusuales
  • originalidad, creatividad, productividad
  • gran imaginación
  • necesidad de entender
  • gran capacidad de aprendizaje
  • memoria excepcional
  • perfeccionismo
  • gran capacidad de concentración
  • iniciativa, independencia
  • capacidad de liderazgo

 

  • niveles de actividad excesivos o poco adaptativos
  • sensibilidad física excesiva
  • susceptibilidad excesiva
  • humor exagerado, con cambios frecuentes
  • preocupaciones
  • miedos
  • facilidad para distraerse en clase
  • problemas con la autoridad
  • bajo rendimiento escolar
  • problemas de relación
  • poca adaptabilidad
  • impaciencia
  • obstinación, rigidez excesiva
  • aislamiento

Entonces, ¿qué hacer cuando hay sospechas de sobredotación? Lo recomendable es acudir a un servicio de asesoramiento en el que poder consultar con profesionales informados, sensibilizados y comprometidos con las altas capacidades, un centro como Matices, en el que se ofrezca la ayuda y la orientación necesarias para poder hacer de la sobredotación lo que realmente es: un don.

Cristina García

Psicóloga sanitaria, COPC nº 20.586
Especializada en altas capacidades
Colaboradora en Asociación Inteligencia y Vida