Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

Aprendiendo a ser padres… de adolescentes

Los roles cambian, los valores se pierden, las normas caducan, y los padres de adolescentes miran atónitos y sufren mientras ven crecer a sus hijos en medio del caos y la desesperación. Por algo los expertos hablamos de crisis de la adolescencia.

Muchos jóvenes desafían a la autoridad, se burlan de las enseñanzas de sus mayores y ponen a prueba sus recién adquiridas capacidades, poniendo en riesgo su vida o la de otros desde edades cada vez más tempranas.

Algunos padres se dan por vencidos y les dejan hacer lo que quieren. Otros en cambio, intentando mantener su autoridad se enfrentan a diario a verdaderas batallas campales que hacen imposible la convivencia familiar. En ambos casos el adolescente se aleja cada vez mas de sus padres, por lo que la familia deja de cumplir con la función básica de proteger a sus miembros hasta convertirlos en adultos capaces y responsables para decidir acerca de su vida y de su futuro.

Por su apariencia, por su modo de expresarse, el adolescente se ve asimismo y realmente cree que ya es lo bastante mayor para tomar sus propias decisiones y cuidar de si mismo. Eso es normal, es su identidad la que va tomando forma propia.

Pero el problema comienza cuando sus padres también se lo creen y confían demasiado, o necesitan confiar porque tampoco se ven capaces de hacer otra cosa.

Hoy en día los expertos sabemos que dependiendo de la personalidad de base del adolescente, del tipo de familia y de los vínculos que se establecieron en la infancia entre ellos, dependerá en gran parte el tipo y la intensidad de los conflictos que presente el adolescente.

En los casos mas graves es necesaria una intervención terapéutica individual sobre el adolescente y su familia, pero en la mayoría de casos sería suficiente un poco de ayuda para los padres. Por eso hemos creado la “Escuela de padres de adolescentes”.

En particular es el nombre por el que se conoce a estos grupos de padres que se reúnen quincenal o mensualmente para expresar y compartir con otros padres y un profesional especializado, las dudas y dificultades que aparecen en la convivencia con el adolescente. No son un grupo de padres con hijos problemáticos, son grupos de padres que quieren prevenir y estar preparados para hacer frente a las dificultades que presenta la educación de sus hijos.

Llevamos a cabo esta tarea desde el inicio de Matices con los grupos de padres de niños pequeños, y ahora lo haremos, porque vosotros nos lo habéis pedido, con los padres de adolescentes.

Pero no esperéis una escuela tradicional donde se va a tomar nota de lo que dice un experto. No será el profesional el que les diga a los padres lo que éstos tienen que hacer. Siguiendo nuestra línea de trabajo, será mas bien un tipo de escuela activa, en la que a los padres se les enseñará a pensar, a medir consecuencias, a encontrarse con sus hijos, a aceptar los cambios y analizar en profundidad los sentimientos y emociones que estos jovencitos despiertan en nosotros. En este proceso, todos, aprenderemos a ser mejores padres y mejores personas.

Os espero… a todos no será posible, a unos cuantos…