Silvina Mosquera - Carmen Montolio

Calle Arcadio Balaguer, 50, 1º1ª
08860 Castelldefels (Barcelona)
Tfn. 607352154 - 677437184

Anorexia, la fortaleza del NO

Los trastornos de la alimentación los padece toda la familia de la enferma, sobre todo la madre, que vive pendiente de que su hija se alimente, de que no vomite, de qué hace cuando va al lavabo, de que no pierda más peso… es una situación que se vuelve cada vez más tensa.

Además , la persona con un trastorno de la alimentación no quiere pedir ayuda, ya que no sólo cree que no la necesita sino que se siente mejor cuando la báscula indica que sigue perdiendo peso. Esto le da seguridad, le afirma en su posición de rechazo de todo aquello que los otros quieren darle, “por su bien”. La vida familiar se deteriora a pasos agigantados.

¿Qué ocurre? A veces se acostumbra a culpar a la moda, al ideal estético de la época o a la obsesión por el cuerpo, de los estragos que producen estos trastornos sobre todo en adolescentes. Pero esto es insuficiente.

Es cierto que los modelos que predominan en nuestra sociedad influyen en estos trastornos. Pero habría que considerar más bien el empuje al consumo voraz y su promesa de felicidad, a la sobreabundancia de objetos que se supone que tendrían que satisfacernos. Sin embargo, la persona que padece anorexia muestra un rechazo radical a satisfacerse, en estos casos, con la comida concretamente.

En la intimidad de la vida familiar también ocurren cosas que, a pesar de la buenas intenciones de los padres, hacen que estas personas se refugien en su negativa, en un rechazo, haciéndose fuertes con su “NO”.

Mucho más que otros síntomas que se nombran para detectar la anorexia, como la pérdida de peso o la ausencia de la menstruación, es este rechazo el que mejor define la posición que toma en la vida la persona con anorexia o bulimia. Rechazo que la lleva a perder las relaciones sociales, acabando por excluir a los otros de su alrededor. Su paradoja es que necesitan hacerse fuertes en ese rechazo para sobrevivir.

Pero cada persona con anorexia o con bulimia es diferente, encierra un misterio propio y no pueden ser tratadas de la misma manera. Igual que cada familia tiene una historia diferente que también necesita ser escuchada en algún lugar.

Alfredo Ramos
Psicólogo de EBA, Equipo de Atención e investigación en Bulimias, Anorexias y nuevos síntomas